Aliviar el dolor en los isquiotibiales después de la carrera: CBD y otros métodos probados

Correr puede mejorar la salud cardiovascular, el estado de ánimo e incluso la calidad del sueño. Pero, como ocurre con todo en la vida, correr y otras formas de hacer ejercicio no están exentos de desventajas, principalmente el costo que puede tener para el cuerpo.


Un problema al que se enfrentan muchos corredores es la tensión o el dolor en los isquiotibiales. El dolor en el tendón de la corva después del entrenamiento puede ocurrir debido a distensiones, desgarros y simplemente a la sensibilidad muscular normal debido al daño del tejido conectivo durante el ejercicio. Si bien es natural sentirse ligeramente tenso o rígido después del entrenamiento, tomar medidas para relajarlos después de correr puede disminuir la probabilidad de sufrir lesiones más graves.


Entonces, ¿qué le sucede a tu cuerpo mientras haces ejercicio que provoca dolor en los isquiotibiales? Un culpable común es la sobrecarga muscular cuando el músculo de la pantorrilla se estira más allá de su capacidad o la tensión muscular cuando se salta el estiramiento antes o después de los entrenamientos. Otro factor puede ser un mal acondicionamiento, lo que significa que los músculos están débiles, lo que provoca una mayor probabilidad de sufrir lesiones. Y no podemos ignorar la fatiga muscular como una causa común de lesiones en los isquiotibiales.


La buena noticia es que no debe permitir que los músculos doloridos de los isquiotibiales se interpongan entre usted y su rutina de ejercicios. Es natural tener dolor en los isquiotibiales después de correr, pero tenga la seguridad; Existen muchas opciones sencillas sobre cómo tratar un dolor en el tendón de la corva después de hacer ejercicio de forma rápida y eficaz.


Métodos para aliviar el dolor en los isquiotibiales


Estiramiento adecuado


No se puede dejar de enfatizar los estiramientos adecuados de los isquiotibiales antes y después de correr o hacer ejercicio. Los estiramientos de los isquiotibiales ayudan a mantener los músculos móviles y flexibles y nunca deben causar dolor. Al estirar los isquiotibiales, asegúrese de no esforzarse más allá de sus límites hasta el punto de sentir dolor. Su flexibilidad debería mejorar con el tiempo, así que comience con estiramientos que causen una tensión leve en los isquiotibiales y avance hasta alcanzar una tensión moderada.


A continuación se muestran algunos estiramientos cuidadosamente ejecutados que puede incorporar a su rutina para aliviar el dolor de los isquiotibiales.


Estiramiento de los isquiotibiales sentado : siéntese en el suelo mientras junta las plantas de los pies en posición de mariposa. Extiende una pierna, manteniendo la rodilla doblada. Doble la cintura y lleve el brazo hacia el tobillo o el pie. Mantenga durante unos 30 segundos y repita en el otro lado.


Estiramiento de los isquiotibiales reclinado : acuéstese boca arriba con una pierna extendida. Eleve la otra pierna sosteniendo ligeramente la parte posterior de la rodilla y guiándola hacia el pecho hasta que sienta un estiramiento. Mantenga este estiramiento durante 20 a 30 segundos.


Estiramiento de los isquiotibiales de pie : mientras está de pie, extienda una pierna frente a usted, apoye el talón en el suelo y apunte los dedos de los pies hacia el cielo. Doble la cintura, inclinándose hacia los dedos de los pies mientras mantiene la columna neutra y la mantiene durante 30 segundos.


Masajes de isquiotibiales enriquecidos con CBD


Masajear los isquiotibiales doloridos puede estimular el flujo sanguíneo y aflojar los músculos tensos, aliviando parte de la tensión. Agregar productos para el dolor con CBD a la mezcla reduce la inflamación, el dolor muscular y el estrés.


El CBD , o cannabidiol , es una sustancia química de origen vegetal que se encuentra en la planta de cáñamo y que, cuando se absorbe en el cuerpo, puede producir numerosos beneficios para la salud. Para mayor contexto, su cuerpo contiene un sistema endocannabinoide (ECS), que se comunica entre sus células y le ayuda a mantener su cuerpo en equilibrio. El ECS implica funciones corporales como la inflamación, el dolor y la reducción del estrés.


Cuando el CBD se combina con masajes, los isquiotibiales doloridos se benefician del aumento de la circulación causado por el roce repetitivo. Además, cuando aplica CBD de espectro completo directamente en las áreas dolorosas, pueden trabajar juntos para reducir los espasmos musculares y el dolor. Una opción aún más potente incluye un producto que combina CBD con ingredientes naturales como lidocaína, árnica y mentol.

Si está buscando cómo tratar el dolor en los isquiotibiales, esta combinación de CBD y masaje es su mejor opción.

Uso del rodillo de espuma


Usar un rodillo de espuma es una excelente opción si buscas un método sencillo para aliviar el dolor en los isquiotibiales después del entrenamiento. No sólo disminuye el dolor sino que también mejora la flexibilidad con el uso regular.


Mientras está sentado en el suelo, coloque el rodillo debajo de ambos isquiotibiales. Colóquese en una posición erguida y use las manos como apoyo detrás de usted. Desliza los isquiotibiales a lo largo de la superficie del rodillo de espuma con un movimiento hacia adelante y hacia atrás, masajeando el área durante unos 30 segundos a la vez.


Compresión en frío


Durante las primeras 24 a 72 horas después de un dolor o una lesión en los isquiotibiales, la compresión fría puede ayudar a reducir la inflamación, la hinchazón y el malestar. Envolver el tendón de la corva con una manga o vendaje de compresión puede ayudar a aliviar el dolor muscular.


Mantenga una bolsa de hielo en los isquiotibiales durante 15 minutos cada 2 a 3 horas para ayudar a reducir la hinchazón. Sin embargo, para obtener el máximo alivio, intente utilizar un rodillo de criomasaje . Después de congelar la bola de acero inoxidable durante 2 horas para activar el alivio del frío, se puede utilizar el rodillo de criomasaje para reducir la inflamación y la acumulación de ácido láctico.


Descansar


A menudo se pasa por alto una solución básica para aliviar el dolor de los isquiotibiales: el descanso. Evitar cualquier actividad que cause inflamación, hinchazón o malestar puede dar tiempo a los músculos para reparar el tejido.


Dormir lo suficiente es esencial para la recuperación de los músculos de todo el cuerpo, incluidos los isquiotibiales. La falta de sueño puede perjudicar la recuperación muscular al no permitir que el cuerpo active su inflamación y su respuesta inmune. Si tus isquiotibiales se disparan continuamente, intenta agregar un poco más de descanso a tu rutina diaria.


Una forma útil de recordar la receta curativa para la mayoría de los músculos es el ARROZ . RICE significa reposo, hielo, compresión y elevación. Un elemento clave del protocolo de curación RICE es descansar y permitir que el cuerpo se cure a sí mismo con tiempo y algunos apoyos naturales.


Hidratación y alimentación estratégica después del entrenamiento


Cuando haces ejercicio, las proteínas que forman las fibras musculares se descomponen o dañan, provocando dolor. Tus músculos también consumen glucógeno, una de las fuentes de combustible del cuerpo, lo que significa que necesitas reconstruir estas reservas de glucógeno y restaurar la proteína muscular.


Las investigaciones han encontrado que de 20 a 40 gramos de proteínas, como pollo, pescado y carne magra, pueden maximizar el crecimiento muscular. Al reconstruir las proteínas, también se pueden ayudar los isquiotibiales.


La reconstrucción del glucógeno agotado también puede ayudar a aliviar el dolor en los isquiotibiales después de correr. Agregar carbohidratos como patatas, arroz, plátanos, manzanas o cereales integrales a su dieta puede mejorar la recuperación muscular.


Además de sus opciones de alimentos después del entrenamiento, mantenerse hidratado antes y después del ejercicio puede ayudar a evitar calambres, dolor y distensiones en los isquiotibiales. La deshidratación afecta la capacidad de los músculos para repararse a sí mismos.


Muchos expertos coinciden en que beber la mitad del peso corporal en onzas puede aliviar los síntomas de la deshidratación, lo que genera más energía y menos dolor muscular. Hidratarse con bebidas que contengan electrolitos también puede reponer los minerales esenciales perdidos durante el ejercicio.

AINE


Hay un momento en el que es posible que necesites tratar el dolor de los isquiotibiales con analgésicos de venta libre. Se pueden utilizar AINE o antiinflamatorios no esteroides, como Advil o Aleve, para aliviar el dolor y reducir la inflamación.


Tenga en cuenta que tomar AINE también puede tener efectos secundarios. Si bien las opciones naturales tienen una baja probabilidad de provocar efectos adversos, los AINE pueden provocar indigestión, náuseas, dolores de cabeza o somnolencia.


Hable con su médico antes de usar este tipo de medicamento si tiene enfermedades cardíacas, renales, presión arterial alta o úlceras estomacales. Para obtener más información sobre cómo se comparan estos tipos de medicamentos con las alternativas naturales, lea CBD e ibuprofeno: comparación antiinflamatoria y preguntas frecuentes .

Considere diversificar su rutina de ejercicios

El dolor en los isquiotibiales a menudo puede indicar un uso excesivo general, algo común entre los corredores. Si experimenta distensión en los isquiotibiales con frecuencia, considere diversificar sus entrenamientos para apuntar a varios grupos de músculos. Esto no sólo proporciona a tus piernas el descanso que tanto necesitan sino que también mejora el estado físico general. Si bien no existe un tipo de entrenamiento incorrecto, algunos que son particularmente útiles para los corredores con dolor regular en los isquiotibiales son el yoga y el pilates, ya que ambos se enfocan en mejorar la fuerza y ​​la flexibilidad de todo el cuerpo.

Disfrute de soluciones naturales de bienestar con Botanika Life


El dolor como el dolor en los isquiotibiales no tiene por qué impedirle dedicarse a sus pasiones de entrenamiento, ya sea correr, jugar golf, andar en bicicleta o viajar por el mundo. Nuestra variedad de productos para el dolor viene en varias consistencias, desde prácticos rodillos para el dolor hasta bálsamos musculares, pero todos ofrecen poderosas recetas a base de plantas diseñadas para brindar alivio a corto plazo y beneficios antiinflamatorios a largo plazo. ¡Aproveche el poder de la naturaleza para aliviar el dolor en los isquiotibiales!

Por Emily Wegener

Con una experiencia única como asesora de salud en nutrición integral, una maestría en enseñanza y experiencia en psicología, Emily pasa gran parte de su tiempo investigando y probando nuevas modalidades de curación holística.